Ketorolaco: ¿Qué Es Y Para Qué Sirve? - Farmacia Angulo
Farmacia Online
Ketorolaco

Ketorolaco: ¿Qué es y para qué sirve?

Actualizado el día 12 de enero de 2024 por Alfredo Carpintero Angulo

Ketorolaco, un complicado nombre para un fármaco de uso común en muchos hospitales. Cuando el dolor es un grave problema, este medicamento es usado con frecuencia.

Médicos de distintas partes del mundo suelen recetarlo para aliviar el dolor de un paciente tras una cirugía, debido a su efecto analgésico moderado, y gracias a que cuenta con un mecanismo de absorción rápida.

Ha llegado la hora de conocer más a fondo el funcionamiento del ketorolaco, sus indicaciones y precauciones a tomar al administrarlo.

¿Qué es el ketorolaco?

Ketorolaco
Ketorolaco
  • Fórmula: C15H13NO3
  • Número CAS: 74103-06-3
  • Masa molar: 255,269 g/mol
  • Punto de ebullición: 223,7 °C
  • Vida media: 3,5-9,2 h, adultos jóvenes; 4,7-8,6 h, mayores (edad media 72)
  • Metabolismo: hígado
  • Biodisponibilidad: 100 % (todas las vías)

María José Martínez, integrante del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo, comenta que “el ketorolaco es un fármaco de uso hospitalario con un potente efecto analgésico y antiinflamatorio”. Dadas sus características farmacológicas, se usa con frecuencia en el tratamiento del dolor postoperatorio leve o moderado.

Este medicamento pertenece a un grupo de fármacos llamados antiinflamatorios no esteroideos. Su funcionamiento radica en inhibir la síntesis de las prostaglandinas, una sustancia de nuestro organismo responsable de causar dolor, fiebre e inflamación.

Puesto que ofrece también efectos antipiréticos, al formar parte de la familia del ácido acético, podría ayudar en casos de estados febriles. Por su capacidad antipirética y analgésica, podría compararse con otros medicamentos antiinflamatorios de su tipo, como el popular ibuprofeno.

¿Qué usos se dan al ketorolaco?

El principio activo de los comprimidos de este medicamento es el ketorolaco trometamol. Además contiene excipientes tales como: lactosa, celulosa microcristalina, estearato magnésico, hidroxipropil metilcelulosa, dióxido de titanio y polietilenglicol.

El éxito del ketorolaco radica en su composición y el efecto que esta produce, pues inhibe la ciclooxigenasa, una enzima íntimamente ligada a los dolorosos procesos inflamatorios. Por su acción sobre esta enzima y en las prostaglandinas, permite bloquear el origen del dolor y reducir la inflamación de los tejidos.

Gracias a estas virtudes, el ketorolaco suele indicarse para aliviar el dolor moderado o intenso después de un traumatismo o de una intervención quirúrgica. Sin embargo, algunos especialistas de la salud también lo recetan en su formato inyectable para reducir dolores crónicos de alto impacto, como los provocados por los cólicos nefríticos.

Con todo, la mayoría de las veces, se emplea como un tratamiento de choque. De acuerdo a la presentación de este fármaco, podría prescribirse para tratar patologías como:

  • Tratamiento postoperatorio ocular, para cirugías de cataratas, cirugía refractiva, entre otras.
  • Conjuntivitis alérgica estacional.
  • Después de intervenciones dentales, como extracciones molares, endodoncias y periodoncias.

¿Cómo se administra el ketorolaco?

El ketorolaco se encuentra en varias presentaciones: gotas oftalmológicas, ampollas intramusculares y comprimidos orales.

Respecto a la posología, esta varía en función de la presentación que recomienda el médico. En sentido general, la dosificación oral suele mantenerse en un comprimido cada 4 a 6 horas por 5 días o menos, sin exceder la dosis máxima recomendada, que es de 40 mg diarios.

Para el alivio a corto plazo del dolor moderadamente intenso, los especialistas de la salud tal vez apliquen las primeras dosis de ketorolaco por vía intravenosa o en inyección intramuscular. Posteriormente, lo más probable es que se indique seguir el tratamiento por vía oral. 

Precauciones al usar ketorolaco 

Es preciso saber que los pacientes que emplean medicamentos antiinflamatorios sin esteroides como el ketorolaco de forma prolongada, se exponen a tener mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. 

Los expertos sanitarios señalan que el ketorolaco no se puede usar si la persona experimentó un ataque cardíaco recientemente. Y antes de que se prescriba este fármaco, es prudente informar al médico si se tienen antecedentes familiares de graves problemas cardiovasculares, de altos niveles de colesterol en la sangre, hipertensión, problemas de coagulación o diabetes. 

Si se está usando este fármaco hay que informar al odontólogo antes de una cirugía dental, o a un cirujano del área de cardiología, si el caso es que la persona será sometida a una operación de las arterias coronarias. Además, es importante no tomar este producto antes de una intervención quirúrgica.

Por último, si se toma en comprimidos, es mejor hacerlo junto con comida o leche para reducir las molestias en el estómago. Y nunca está de más recordar que, no se puede aumentar ni la duración del tratamiento ni la dosis, sino que hay que utilizarlo únicamente para el objetivo y de la forma prescrita por el facultativo.

Contraindicaciones e interacciones de ketorolaco

Los expertos en salud han señalado de forma clara que el ketorolaco está contraindicado en aquellos pacientes con insuficiencia renal grave o moderada, úlcera péptica, con hemorragia digestiva reciente o antecedentes de úlcera gastroduodenal. 

No se recomienda tampoco en caso de personas con pólipos nasales, que reciban tratamientos anticoagulantes, que tengan alergias al ácido acetilsalicílico y también en embarazadas y lactantes.

Por su efecto antiagregante plaquetario, está contraindicado como analgésico profiláctico antes o durante la intervención quirúrgica, dado el riesgo de hemorragia. Y en cuanto al ketorolaco inyectable no se indica para administración epidural o intratecal, pues contiene etanol. 

Acerca de sus interacciones con otros medicamentos, la farmacéutica Martínez indica que «debe evitar tomarse con antiinflamatorios no esteroideos, con alcohol, con ciertos antihipertensivos, con ácido alendrónico, con bifosfonatos, con antibacterianos antiquinolónicos, con antiagregantes plaquetarios, con algunos antidepresivos, con ciertos antidiabéticos, con corticoides, con digitálicos, con metotrexato o con paracetamol”.

Efectos secundarios del ketorolaco

El ketorolaco puede traer consigo algunos efectos secundarios. Entre los cuales pueden destacarse los siguientes:

  • Problemas gastrointestinales. Los antiinflamatorios sin esteroides como el ketorolaco podrían causar úlceras, hemorragias, o perforaciones estomacales e intestinales. También pueden producir náuseas, vómitos, diarrea, flatulencias y estreñimiento.
  • Problemas renales. El ketorolaco puede causar insuficiencia renal, además puede generar dolor de riñones y retención urinaria.
  • Problemas psiquiátricos. Entre los efectos psiquiátricos de este medicamento están la ansiedad, depresión, insomnio o disminución de la capacidad de concentración.
  • Trastornos de la piel. Como erupciones cutáneas, urticarias y prurito.
  • Trastornos metabólicos y de nutrición. La administración de este medicamento puede causar anorexia, hiperpotasemia o hipopotasemia.

Tras su complicado nombre, el ketorolaco esconde un historial de servicio médico, que solo puede ser aprovechado en su máxima expresión si se hace con la ayuda de la asistencia médica.

5/5 - (3 votos)

Farmacéutico. Número de colegiado: 1687. Mi formación académica incluye una Licenciatura en Farmacia, y estoy colegiado por el colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo, en colaboración con la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha. Además, amplié mis competencias con una Diplomatura en Nutrición Humana y Dietética. Poseo calificación profesional como técnico ortopédico y me he especializado en el campo de la nutrición aplicada al deporte.