Adderall: ¿Qué Es? Usos, Precauciones Y Efectos Secundarios - Farmacia Angulo

Farmacia Online

Orlistat

Adderall: ¿Qué es? Usos, precauciones y efectos secundarios

Actualizado el día 13 de marzo de 2024 por Alfredo Carpintero Angulo

En los últimos años, ha aumentado el uso de las anfetaminas en la población en general, particularmente entre los jóvenes. Estas drogas estimulantes aceleran la comunicación entre el cerebro y el cuerpo, lo que hace que la persona esté más alerta y activa. 

En este grupo de medicamentos se encuentra el Adderall, que algunos suelen usar para mantenerse despiertos en el trabajo o para mejorar la concentración mientras se preparan para un examen.

A fin de concientizarnos sobre el empleo responsable de este fármaco, hemos de entender los efectos que produce, su aplicación terapéutica aceptada y las precauciones a considerar en su empleo.   

¿Qué es el Adderall?

El Adderall es un fármaco perteneciente a la familia de las anfetaminas. Está compuesto de dextroanfetamina y anfetamina. Se considera un estimulante del sistema nervioso central que mejora tanto la atención como el rendimiento físico.

Los efectos que produce este medicamento se deben a su capacidad para actuar directamente en el sistema nervioso central, pudiendo aumentar los niveles de actividad cerebral.

El Adderall es un medicamento legal en España y se vende con receta.

¿Para qué sirve el Adderall?

El Adderall puede potenciar la actividad de neurotransmisores como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina. Como resultado de esto, mejora la concentración y los niveles de energía y motivación, al mismo tiempo que disminuye la impulsividad, el apetito y la necesidad de dormir.

Es un fármaco recomendado por la Administración de Alimentos y Medicamentos, agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

En vista de los efectos estimulantes del Adderall es recomendado para el tratamiento de las siguientes condiciones:

  • Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad. Quienes lo sufren presentan problemas para prestar atención y controlar conductas impulsivas. Adderall se usa desde 1996 para tratar este trastorno, puesto que aumenta los niveles de los neurotransmisores que controlan la hiperactividad y los impulsos, ayudando a la persona a concentrarse en la tarea que realiza y calmar el comportamiento impulsivo.
  • Narcolepsia. Se trata de un trastorno donde la persona experimenta una somnolencia extrema durante el día y ataques repentinos de sueño. El Adderall en estos casos contribuye a que el paciente se mantenga despierto durante el día.

¿Cómo se administra el Adderall?

El Adderall tiene un efecto que dura de 4 a 6 horas. Mientras que la presentación de liberación prolongada puede durar de 6 a 10 horas en niños.

Este fármaco viene en presentaciones de tabletas o cápsulas de 5 mg; 7,5 mg; 10 mg; 12,5 mg; 15 mg; 20 mg y 30 mg. Solo se puede utilizar bajo prescripción médica.

Por lo general, los profesionales de la salud recomiendan estas dosis en el caso de los adultos de esta forma:

  • Tabletas de liberación inmediata. 2 a 3 veces al día, de 4 a 6 horas de diferencia, con o sin comida. 
  • Cápsulas de liberación prolongada. Se toma al despertar, con o sin alimentos. 

En cuanto a los niños y adolescentes, las dosis suelen ajustarse en función del peso, edad, necesidad y respuesta del paciente. A continuación se indican las dosis que normalmente prescriben los médicos: 

  • Para Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad. Niños de 3 a 5 años. Empezar con 2,5 mg diarios. Niños de 6 años de edad en adelante: Iniciar con 5 mg 1 o 2 veces al día.
  • Narcolepsia. A partir de los 12 años se suele comenzar con 10 mg al día.

¿Qué precauciones debo considerar al utilizar Adderall?

Entre las precauciones más importantes a considerar al momento de emplear el Adderall se encuentran las siguientes:

  • No tomar en la noche. No es aconsejable tomar las cápsulas de liberación prolongada en la tarde o por la noche, ya que pueden causar dificultad para conciliar el sueño. 
  • Embarazo y lactancia. No se recomienda su uso en mujeres embarazadas o en período de lactancia, tampoco en niños menores de 3 años de edad.
  • Pacientes con enfermedades cardíacas. Por tratarse de un fármaco estimulante, podría causar accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. Además, no es apto para personas con presión arterial alta o con enfermedad de las arterias coronarias.
  • Interacciones. No debe tomarse si se ha empleado un inhibidor de MAO en las últimas dos semanas, como isocarboxazid, linezolid, inyección de azul de metileno, phenelzine, rasagiline o selegiline.
  • Contraindicaciones. Está contraindicado en personas con hipertiroidismo, glaucoma e historial de abuso de drogas.

¿Qué efectos secundarios causa el Adderall?

Adderall podría causar dependencia física y emocional en vista de que en ocasiones genera síntomas de abstinencia.

La revista de Psiquiatría Molecular advierte de los efectos neurotóxicos de la exposición prolongada al Adderall. Explica que cuando los niveles de dopamina caen después de que el efecto de la droga desaparece y ya no está activo en el torrente sanguíneo, se puede producir y reabsorber menos dopamina de forma natural. Esto puede dificultar que una persona sienta felicidad sin Adderall”. 

Entre los efectos adversos que puede producir el uso del Adderall están los siguientes:

  • Fatiga.
  • Ansiedad.
  • Malestares estomacales.
  • Depresión. 
  • Cambios en el apetito.
  • Ataques de pánico.
  • Trastornos de sueño.
  • Temblores. 
  • Aumento de la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca y la presión arterial. 
  • Irritabilidad.
  • Pensamientos suicidas.
  • Alucinaciones.
  • Dolores de cabeza.

De lo anterior se desprende la importancia de que la administración de esta anfetamina esté prescrita y supervisada por un profesional sanitario. Nunca debe emplearse como droga recreativa.

Bibliografía

  • Saiz Fernández, Luis Carlos. (2018). Psicoestimulantes para el TDAH: análisis integral para una medicina basada en la prudencia. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, 38(133), 301-330. https://dx.doi.org/10.4321/s0211-57352018000100016
  • Puerta Baptiste, Germán. (1999). DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD: UN TRASTORNO NEUROPSIQUIÁTRICO. Revista Colombiana de Psiquiatría, 28(2), 117-132. Retrieved January 20, 2023, from http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-74501999000200004&lng=en&tlng=es.
  • Ruiz-García, Matilde, Gutiérrez-Moctezuma, Juvenal, Garza-Morales, Saúl, & de la Peña-Olvera, Francisco. (2005). Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: Actualidades diagnósticas y terapéuticas. Boletín médico del Hospital Infantil de México, 62(2), 145-152. Recuperado en 20 de enero de 2023, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1665-11462005000200009&lng=es&tlng=es.
5/5 - (1 voto)

Farmacéutica con el número de colegiada 1793, graduada en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid en 2008. Cuenta con una amplia experiencia y especialización en el campo de la cosmética, los tratamientos de belleza y la Fitoterapia.