Cefuroxima: ¿Qué Es? Usos, Precauciones Y Efectos Secundarios - Farmacia Angulo

Farmacia Online

Cefuroxima

Cefuroxima: ¿Qué es? Usos, precauciones y efectos secundarios

Actualizado el día 12 de enero de 2024 por Alfredo Carpintero Angulo

Han vivido más tiempo que los seres humanos en el planeta, y aunque su reino es microscópico, su efecto se siente cada vez más. Nos referimos a las bacterias, que siguen causando enfermedades respiratorias, cutáneas y sexuales.

En cambio, los antibióticos son los enemigos que las combaten y muchos de ellos con gran efectividad. Entre ellos, la Cefuroxima se ha erigido como la primera línea de defensa contra enfermedades como la amigdalitis y la bronquitis, por solo mencionar algunas.

Dedicaremos este artículo a hablar de la Cefuroxima, para conocer sus aplicaciones terapéuticas y efectos secundarios. 

¿Qué es la Cefuroxima?

  • Fórmula: C16H16N4O8S
  • Masa molar: 424,386 g/mol
  • Número CAS: 55268-75-2

La Cefuroxima es un medicamento antibiótico perteneciente a la familia de las cefalosporinas. Específicamente hace parte del grupo de las cefalosporinas de segunda generación, distinto al grupo de las penicilinas. 

Esta clase de medicamento puede emplearse tanto en adultos como en niños. Su mecanismo de acción consiste en impedir que las bacterias puedan sintetizar la pared que les rodea, causando así su muerte. Por esto, es usada para tratar infecciones causadas por bacterias.

Cefuroxima
Cefuroxima

¿Para qué sirve la Cefuroxima?

De acuerdo a la Western New York Urology Associates “la cefuroxima se utiliza para tratar ciertas infecciones causadas por bacterias, como bronquitis; gonorrea (una enfermedad de transmisión sexual); enfermedad de Lyme (una infección que puede presentarse después de que una garrapata pica a una persona); e infecciones de la piel, oídos, senos nasales, garganta, amígdalas, y del tracto urinario”.

Siendo más específicos algunas infecciones leves o moderadas causadas por bacterias que pueden tratarse usando este medicamento son:

  • Infecciones del tracto respiratorio. Entre ellas la sinusitis bacteriana aguda, faringitis, amigdalitis estreptocócica aguda, bronquitis y neumonía.
  • Infecciones de oído. Como la otitis media, una infección que afecta la parte media del oído.
  •  Infecciones urinarias. Es efectiva para tratar la cistitis, pielonefritis aguda y crónica y la bacteriuria asintomática.

Es bueno aclarar que emplear antibióticos como la cefuroxima no tiene eficacia en casos de resfriados e infecciones virales. 

¿Cómo se usa la Cefuroxima?

La Cefuroxima puede encontrarse en formatos para consumo oral como comprimidos, sobres y suspensión. También en las formas de administración parenteral, es decir, inyecciones intravenosas o intramusculares. Estas deben ser prescritas por un médico o farmacéutico.

Si se trata de tabletas, deben tragarse enteras con agua. Es preferible tomarlas después de las comidas para potenciar sus efectos.

En cuanto a las dosis recomendadas para adultos, se recomienda de 250 mg a 500 mg dos veces al día, en función de la gravedad y tipo de infección que experimente el paciente.

En cuanto a los niños, la Asociación Española de Pediatría recomienda usarla en niños mayores de tres años de esta forma:

  • En niños mayores de 12 años. En la mayoría de las infecciones, la dosis habitual es de 250 mg/12 horas.
  • Bronquitis aguda y exacerbaciones agudas de bronquitis. Puede aumentarse a 500 mg/12 horas.
  • Neumonía adquirida en la comunidad. 500 mg cada 12 horas.
  • Infecciones del tracto urinario. 125 mg/12 horas; y en algunos pacientes, la dosis puede elevarse a 250/12 horas.
  • Niños de 5 años a 12 años. En general, 125 mg, cada 12 horas, puede incrementarse la dosis hasta 250 mg, cada 12 horas en casos de otitis media. 

¿Qué precauciones debo considerar antes de usar la Cefuroxima?

Las precauciones más importantes a tomar en cuenta antes de empezar un tratamiento con Cefuroxima son las siguientes:

  • Alergias. Hay que informar de cualquier reacción alérgica previa a cualquier otro antibiótico con cefalosporina o penicilina. 
  • Análisis de orina. Este fármaco puede causar un falso resultado positivo en el análisis de orina cuando se controlan los niveles de azúcar.
  • Interacciones. No se recomienda su uso en asociación con antagonistas H2, antiácidos, anticonceptivos orales, aminoglucósidos, cloranfenicol y furosemida. Con relación al Probenecid, este medicamento puede aumentar la concentración de Cefuroxima en el organismo.
  • Enfermedades. No es recomendable para pacientes con insuficiencia renal y hepática.
  • Niños. No está recomendado para niños menores de 3 meses.
  • Manejo de vehículos y maquinarias. No debe consumirse este medicamento si se va a conducir vehículos o maquinarias, en vista de que puede causar mareos.

Efectos secundarios de la Cefuroxima

Algunos de los efectos adversos que han reportado los que consumen Cefuroxima son estos:

  • Reacción alérgica. Puede incluir hinchazón de la cara o boca, provocando incluso dificultad para respirar.
  • Erupciones en la piel. Es posible que cause ampollas y descamación de la piel.
  • Infecciones por hongos. Puede causar un aumento del crecimiento de hongos como la Candida, dando lugar a la aparición de aftas bucales, sobre todo si este medicamento se ha consumido por un tiempo prolongado.
  • Diarreas. Debido a la posibilidad de que afecte el colon, pudiera presentarse diarrea acompañada de sangre y mucosidad, dolor en el estómago y fiebre.
  • Otros síntomas. Algunos pacientes pueden sentir escalofríos, dolor de cabeza, dolor en los músculos, náuseas, vómitos y pérdida del apetito.

La Cefuroxima ha combatido con éxito algunas bacterias causantes de enfermedades y representa una excelente alternativa a la hora de prescribir un tratamiento farmacológico, como lo han reconocido profesionales sanitarios de todo el mundo. 

Bibliografía

  • García-Sáenz, M.C.. (2006). La historia de la cefuroxima intraocular. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología, 81(10), 569-570. Recuperado en 22 de enero de 2023, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0365-66912006001000001&lng=es&tlng=es.
  • Rivas, KB, Rivas, MA, Dávila, EL, & Rodríguez, M. (2002). Cefalosporinas: De la Primera a la Cuarta Generación. Revista de la Facultad de Medicina, 25(2), 142-153. Recuperado en 22 de enero de 2023, de http://es.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0798-04692002000200003&lng=es&tlng=es.
  • VARGAS-GARCÍA, ALBERTO RAFAEL, & GONZÁLEZ-PÉREZ, JAVIER MAURICIO. (2015). Estudio comparativo de cefuroxima y cefazolina como profilaxis en cirugía cardiovascular. CES Medicina, 29(1), 75-87. Retrieved January 22, 2023, from http://www.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0120-87052015000100007&lng=en&tlng=es.
  • León Bernal, Danysleidi, Palmero Aragón, Eileen Yuneisy, Pina García, Maritza Josefa, García Milian, Jenny, Rodríguez Montero, Pedra, & García Román, Dayelis. (2019). Profilaxis de la endoftalmitis posquirúrgica con cefuroxima intracamerular. Gaceta Médica Espirituana, 21(3), 69-78. Epub 03 de diciembre de 2019. Recuperado en 22 de enero de 2023, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1608-89212019000300069&lng=es&tlng=es.
4.2/5 - (4 votos)

Farmacéutico, Nº de colegiado: 1742: Licenciado con estudios en la Universidad de Alcalá de Henares UA y farmacéutico titular de Farmazara. Miembro del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo.