Bruxismo: Qué Es, Síntomas Y Tratamiento - Farmacia Angulo

Farmacia Online

Bruxismo

Bruxismo: Qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado el día 18 de mayo de 2023 por Alfredo Carpintero Angulo

En épocas recientes, algunos especialistas han acuñado la expresión actividad muscular masticatoria rítmica para referirse al bruxismo, un término que al parecer lo define mejor.  

Actualmente, se sabe qué los trastornos de sueño, la ansiedad, el estrés u otros factores pueden ser los causantes de que una persona rechine los dientes y apriete la mandíbula de forma consciente o inconsciente.

Esta actividad masticatoria anormal ocasiona desgaste del esmalte dental, dolor mandibular y problemas de la articulación temporomandibular. Además, puede interrumpir el sueño en muchas ocasiones.

El bruxismo suele aparecer en edades tempranas y afecta por igual a hombres y mujeres. Para conocer mejor esta condición, a continuación se explicarán sus síntomas, causas y tratamiento. 

¿Qué se conoce como bruxismo?

Se define el bruxismo como la acción involuntaria de contraer la musculatura masticatoria. Puesto que afecta a la articulación temporomandibular, puede ocasionar alteración de los músculos de la mandíbula y el cuello, desgaste en distintos grados de la dentadura y problemas en las encías.

Esto puede suceder durante el día, aunque es más frecuente de noche durante el sueño. Aunque algunos expertos se inclinan por considerarlo una enfermedad, otro sector muy importante lo ven como una respuesta fisiológica que se produce durante los cambios de fase del sueño.

Tipos de bruxismo

El Consejo de Dentistas de España ha clasificado el bruxismo de la siguiente forma: 

  • Bruxismo diurno. La actividad muscular masticatoria rítmica sucede durante el día y está relacionada con estímulos externos de tipo psicosocial o ambiental.
  • Bruxismo nocturno. Ocurre de noche y se asocia a una disfunción central neuromotora, que produce movimientos mandibulares y el rechinamiento de los dientes durante las horas de sueño.

¿Cuáles son las causas que provocan el bruxismo?

El origen del bruxismo se asocia con aspectos emocionales de las personas, si bien no se han descubierto las causas fijas de esta condición que hace que el individuo rechine y apriete los dientes de forma involuntaria. 

Algunos estudios de reciente data sugieren que existe algún mecanismo que guarda relación con las transiciones de las etapas del sueño y las neuronas motoras de bruxismo. Esas mismas investigaciones concluyeron que ni las interferencias oclusales ni la maloclusión lo causan, por lo que los tratamientos de ortodoncia no mejoran los episodios de bruxismo.

Se ha determinado que pacientes con algunos trastornos de sueño como el ronquido, la apnea obstructiva del sueño o las pausas respiratorias durante el sueño, pueden desarrollar el bruxismo con más frecuencia.

Por otro lado, el uso de sustancias psicoactivas como el tabaco, la cafeína,el alcohol, los medicamentos para el insomnio y la depresión, incrementa los problemas de sueño y, por lo tanto, el bruxismo es más común en personas que consumen estas sustancias.

Finalmente, se ha encontrado que aproximadamente el 70% de los casos de bruxismo ocurre en personas afectadas por trastornos mentales, ansiedad y estrés, que son factores que perjudican la calidad de sueño y favorecen la somnolencia diurna.

¿Cuáles son los síntomas del bruxismo?

Se habla de dos tipos de bruxismo: diurno o nocturno. Por lo general, los que rechinan los dientes y aprietan la mandíbula en el día, también lo hacen de forma inconsciente de noche. 

Cuando se ejerce presión sobre la estructura bucal de la forma que se experimenta con el bruxismo, se observan los siguientes síntomas:

  • Dientes desgastados y esmalte resentido.
  • Erosiones cervicales. 
  • Movilidad dental.
  • Fracturas de dientes.
  • Ruidos oclusales.
  • Dolor de oído.
  • Dolor muscular, cervical y articular.
  • Sensibilidad dental al ingerir alimentos fríos, calientes o dulces.
  • Cefaleas, migrañas o vértigos.
  • Dolor o inflamación de la articulación de la mandíbula.
  • Hipertrofia muscular.
  • Insomnio.

Por tratarse de una acción involuntaria, normalmente otras personas son las que lo detectan o puede determinarse mediante un diagnóstico profesional.

Diagnóstico del bruxismo

El diagnóstico lo efectúa un dentista en los exámenes odontológicos regulares. En esta evaluación periódica puede observar señales de bruxismo, como la presencia de cambios en los dientes y en la boca.

En caso de que el odontólogo piense que el paciente sufre de bruxismo, tratará de determinar la causa que lo origina, para esto recurre a la historia clínica indagando sobre la salud dental, los hábitos de sueño, los medicamentos que utiliza y el estilo de vida que lleva la persona.

La presencia de dolor en los músculos de la mandíbula, dientes rotos u otras alteraciones dentales que son visibles, así como otros daños al hueso que está debajo de los dientes y que pueden detectarse mediante radiografías, podrían ser interpretadas como signos de bruxismo.

Es posible que el médico remita al paciente a otros especialistas, especialmente si la persona presenta trastornos de sueño o ansiedad y estrés prolongado, que pudieran ser los factores que generen el bruxismo. 

¿Cómo se trata el bruxismo?

En muchos casos, el bruxismo lo puede tratar un especialista en cirugía oral y maxilofacial o en odontología y estomatología.

El tratamiento del bruxismo va dirigido principalmente a controlar sus síntomas y consecuencias. A este respecto, el Consejo de Dentistas de España ofrece las siguientes recomendaciones para el tratamiento del bruxismo

  • Medicamentos antiinflamatorios. Los más utilizados para tratar los efectos del bruxismo son los analgésicos y los antiinflamatorios, que contribuyen a reducir la inflamación y otras molestias.
  • Férulas oclusales o de descarga. Se trata de una protección dental de resina o plástico que se emplean para evitar que rechinen los dientes, ya que con este aparato la dentadura inferior y superior no hace contacto, con lo que se combate el desgaste dental y los dolores de cabeza, oído o cuello.
  • Terapias. Se pueden realizar varios procedimientos con el objetivo de proteger y recuperar la función de las estructuras móviles mediante el empleo de terapias tales como, la cinesiterapia, mecanoterapia, masoterapia y electroterapia.

El tratamiento puede tener otros enfoques dirigidos a controlar la ansiedad y el estrés y la corrección de la posición de la boca y de la mandíbula. Aunque el bruxismo no se elimine, sí se pueden mitigar sus efectos.

3.7/5 - (3 votos)

Farmacéutico. Número de colegiado: 1687. Mi formación académica incluye una Licenciatura en Farmacia, y estoy colegiado por el colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo, en colaboración con la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha. Además, amplié mis competencias con una Diplomatura en Nutrición Humana y Dietética. Poseo calificación profesional como técnico ortopédico y me he especializado en el campo de la nutrición aplicada al deporte.