Fenazopiridina: ¿Qué Es Y Para Qué Sirve? - Farmacia Angulo
Farmacia Online
Fenazopiridina

Fenazopiridina: ¿Qué es y para qué sirve?

Actualizado el día 12 de enero de 2024 por Alfredo Carpintero Angulo

La fenazopiridina es un medicamento utilizado como analgésico. Suele emplearse para tratar problemas de la vejiga y la uretra. Específicamente se usa para tratar el ardor, el escozor o el aumento de la frecuencia de micción.

Su principio activo tiene propiedades acidificantes de la orina y ejerce una acción analgésica del aparato urinario. De ahí que sea tan demandado para aliviar infecciones urinarias.

La cuestión radica en que muchas personas desconocen cómo deben emplear este medicamento de forma adecuada, por eso se exponen a consecuencias negativas. Contribuyendo a difundir información errónea sobre este fármaco, en este artículo se analizan sus aspectos más importantes. 

¿Qué es la fenazopiridina?

Fenazopiridina
Fenazopiridina
  • Masa molar: 213,239 g/mol
  • Número CAS: 94-78-0
  • Nombre comercial: Pyridium
  • Fórmula: C11H11N5
  • PubChem: 4756
  • Peso mol.: 213.239 g/mol
  • Vías de adm.: oral

La fenazopiridina es un analgésico oral específico para el tracto urinario. Es útil para el alivio sintomático del ardor e irritación en las vías urinarias. También sirve para disminuir la urgencia y necesidad de orinar con frecuencia, si bien no es un antibiótico.

Estos síntomas caracterizan las infecciones urinarias, aunque también aparecen tras la realización de exámenes de diagnóstico de las vías urinarias, endoscopias, sondajes, lesiones o cirugías. 

El mecanismo de acción de este fármaco que hace posible su acción analgésica y anestésica sobre la mucosa del tracto urinario, se desconoce hasta la fecha.

Usos de la fenazopiridina

Este fármaco es muy útil cuando el paciente experimenta dolor o ardor al orinar, presión en la región inferior de abdomen, orina con mal olor, fiebre, temblores, cansancio, náuseas o dolor de espalda, actuando para calmar estos síntomas, pero no ataca el origen del malestar. 

Se receta además para tratar dolores de cirugía, lesiones o para aplicar exámenes. Ha resultado efectivo para disminuir la urgencia y la frecuencia de las micciones, que se producen por infecciones e irritación de la mucosa del aparato genitourinario.

Está indicada para mitigar los síntomas asociados a las infecciones urinarias, como cistitis, cistopielitis, uretritis, trigonitis, nefritis y pielonefritis. Los especialistas de la salud la indican para la prevención de infecciones en las exploraciones e intervenciones urológicas y las molestias de tipo traumático.

¿Qué dosis debo tomar de fenazopiridina?

La fenazopiridina es un fármaco que se administra por vía oral, que viene envasado en forma de comprimidos, en concentraciones de 50, 100 o 200 miligramos, y en gamas de color rojo claro, rojo oscuro o violeta oscuro.

Los especialistas de salud señalan que la dosis de este medicamento varía en función de cada paciente y de la patología para la que se indique, y por lo tanto, el tiempo de tratamiento es también variable, si bien no se recomienda su uso por más de 15 días. 

Normalmente se recomienda tomar fenazopiridina tres veces al día, después de cada comida. Sin embargo, hay que atenerse a las indicaciones que impartan los médicos. Por lo general, las dosis indicadas son:

  • Adultos. 200 mg tres veces al día, después de cada comida.
  • Niños mayores de 10 años. 100 mg tres veces al día, después de cada comida.

No obstante, con relación a los niños la dosis debe calcularse en función del peso corporal, siendo lo habitual administrar 4 miligramos por cada kilogramo de peso, también tres veces al día.

Precauciones al usar fenazopiridina 

La fenazopiridina es un medicamento de venta libre, por lo que en la mayoría de lugares no se requiere receta médica para obtenerlo. Ahora bien, como cualquier otro fármaco, debe emplearse teniendo en cuenta ciertas consideraciones.

A continuación se trata algunas precauciones y observaciones que deben considerarse seriamente:

  • El uso de la fenazopiridina puede enmascarar determinados procesos patológicos e interferir con resultados analíticos. Puede alterar, entre otros, los resultados de la determinación de glucosa, albúmina, porfirinas o cuerpos cetónicos en orina.
  • Si se padece de enfermedad hepática activa, solo debe administrarse este fármaco después de una valoración médica exhaustiva.
  • Es apropiado informar al médico o al farmacéutico si se está utilizando o se ha empleado recientemente otros medicamentos, incluso si se tratan de productos de plantas medicinales.
  • Este medicamento debe ingerirse con las comidas o inmediatamente después de comer, con el propósito de reducir los posibles malestares estomacales que pudiera producir.
  • No debe emplearse durante el primer trimestre de gestación, porque la fenazopiridina pasa al feto humano a través de la placenta, y aún no se dispone de estudios que establezcan los riesgos para el feto.
  • Esta medicina puede causar mareos, así que no es recomendable manejar maquinaria peligrosa tras su uso, tampoco combinarse con bebidas alcohólicas.

Contraindicaciones de la fenazopiridina

Algunas de las contraindicaciones de este fármaco son las siguientes:

  • Hipersensibilidad a la fenazopiridina. Está contraindicada en pacientes que presenten hipersensibilidad a la fenazopiridina o que padezcan de hepatitis e insuficiencia renal. 
  • Pacientes de edad avanzada. La fenazopiridina debe utilizarse con precaución en personas de avanzada edad, debido a la frecuente aparición de grados moderados de alteración de la función renal que se presenta a esa edad.
  • Antecedentes de metahemoglobinemia. En presencia de este trastorno sanguíneo no se debe administrar este medicamento. 
  • Pacientes diabéticos. Es fundamental tener en cuenta que la fenazopiridina puede alterar los análisis de glucosa en orina. 

Efectos secundarios del fenazopiridina

Entre los efectos adversos que produce la fenazopiridina están estos:

  • Problemas gastrointestinales. Tales como, dispepsia, dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarreas.
  • Problemas alérgicos. Entre ellos prurito, urticaria, angioedema, eosinofilia, rigidez de las articulaciones, reacciones de tipo anafiláctico y de fotosensibilidad.
  • Síntomas generales. Algunos pacientes experimentan fiebre, cansancio o debilidad, dolor de cabeza, mareos, confusión y dificultad para respirar. Se han registrado casos de aumento de peso y edemas en las piernas, en las manos o en la cara.
  • Cambios en la orina. Produce un color anaranjado o rojizo de la orina y las heces, pero esto es normal e inofensivo. 
  • Cambios en la coloración de la piel. La aparición de un color amarillento en la piel o en las conjuntivas oculares, puede ser indicio de acumulación de fenazopiridina en el cuerpo y de una función renal alterada.

Todo lo anterior, enfatiza la necesidad de contar con el aval médico para usar la fenazopiridina.

4.3/5 - (12 votos)

Farmacéutico. Número de colegiado: 1687. Mi formación académica incluye una Licenciatura en Farmacia, y estoy colegiado por el colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo, en colaboración con la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha. Además, amplié mis competencias con una Diplomatura en Nutrición Humana y Dietética. Poseo calificación profesional como técnico ortopédico y me he especializado en el campo de la nutrición aplicada al deporte.