Levofloxacino: ¿Qué Es Y Para Qué Sirve? - Farmacia Angulo
Farmacia Online
Levofloxacino sinusitis

Levofloxacino: ¿Qué es y para qué sirve?

Actualizado el día 12 de enero de 2024 por Alfredo Carpintero Angulo

El levofloxacino, es un medicamento que suele utilizarse para tratar infecciones en los senos paranasales como la sinusitis, en los pulmones como la neumonía, así como para curar afecciones del tracto urinario, de los riñones o de la vejiga.

No obstante, su efectividad se garantiza solo en el caso de infecciones provocadas por bacterias sensibles a este antibiótico. Su larga trayectoria en el mundo farmacéutico lo ha convertido en un fármaco muy conocido

Sin embargo, el hecho de que sea popular no basta para que alguien se incline a usarlo en un momento dado, sino que se deben conocer sus aplicaciones, precauciones al emplearlo, contraindicaciones y efectos secundarios, para entonces poder darle un uso apropiado.  

¿Qué es el levofloxacino?

Levofloxacino
Levofloxacino
  • Fórmula: C18H20FN3O4
  • Masa molar: 361,368 g/mol
  • Metabolismo: Renal
  • Vida media: 6-8 horas​
  • Cat. embarazo: C EE. UU.
  • Excreción: Urinaria
  • Vías de adm.: Oral, IV y oftálmica

Sin duda hemos escuchado mencionar este fármaco en algún momento. El levofloxacino se considera un antibiótico que pertenece a la familia de las fluoroquinolonas

Su mecanismo de acción consiste en inhibir la enzima DNA-girasa en el interior de la bacteria, para impedir de esta manera la síntesis de su material genético, detener su multiplicación y crecimiento.

Es común que los especialistas de la salud de muchas partes del mundo lo indiquen para combatir algunos tipos de infecciones bacterianas, y hasta se ha usado para el tratamiento de personas que han estado expuestas al ántrax. 

¿Qué usos se da al levofloxacino?

Suele indicarse este medicamento para combatir infecciones causadas por bacterias sensibles al levofloxacino alojadas en las vías respiratorias, tracto urinario, en la piel y tejidos blandos, en el abdomen y en la garganta, en la nariz y oídos. 

Son muchas las aplicaciones que se dan a este antibiótico, entre ellas podríamos destacar las siguientes:

  • Infecciones respiratorias. Se usa para tratar la neumonía y la bronquitis crónica, también para curar infecciones de los senos paranasales como la sinusitis aguda, pero no funciona para combatir resfriados, influenza u otras infecciones virales.
  • Infecciones de la piel. Entre algunas de las enfermedades de la piel y del tejido subcutáneo tratadas con levofloxacino están el impétigo, los abscesos, furúnculos…
  • Infecciones renales y del tracto urinario. Entre estas la inflamación de la próstata y la  pielonefritis, por mencionar algunas.
  • Infecciones del sistema digestivo. Este medicamento puede ser efectivo para atender infecciones por salmonella o por shigella, bacterias que causan diarrea intensa; y para prevenir o tratar la diarrea del viajero. 

¿Cómo se administra el levofloxacino?

Puede conseguirse el levofloxacino en forma de comprimidos recubiertos para administración oral o en formatos inyectables intravenosos. Valga recordar que solo un médico o farmaceuta está en capacidad de recomendar el uso de este medicamento. 

Los comprimidos se pueden tomar con o sin alimentos. Ahora bien, respecto a la dosis adecuada de levofloxacino, puede variar en función de la patología a tratar, la gravedad de la misma, la edad del paciente y su condición física. 

En algunos casos el efecto de este fármaco se experimenta en tan solo 1 o 2 días, aunque puede extenderse hasta 3 a 4 días, según el tipo de infección.

A continuación, se indican las dosis más frecuentemente utilizadas por los especialistas de la salud para atender adultos:

  • Sinusitis. 500 mg una vez al día, durante 10 a 14 días.
  • Neumonía. 500 mg cada 24 horas, durante 7 a 14 días.
  • Osteomielitis. 500 mg una vez al día, durante 6 a 12 semanas.
  • Bronquitis crónica. 500 mg diarios, durante 5 a 7 días.
  • Pielonefritis aguda. 250 mg cada 24 horas, por 10 días.
  • Prostatitis crónica bacteriana. 500 mg, cada 24 horas, durante 28 días.
  • Infección complicada de la piel y tejidos. 750 mg cada 24 horas, de 7 a 14 días.

Precauciones al usar levofloxacino 

El uso de antibióticos como la levofloxacina entraña cierto grado de responsabilidad por parte del paciente, quien debe atenerse estrictamente a las indicaciones médicas. 

Si a una persona se le ha recetado este fármaco, debe tomar muy serio algunas precauciones importantes como estas:

  • No dejar de tomar el medicamento aunque se experimente mejoría, pues de lo contrario, es posible que la infección no se trate por completo y que las bacterias se vuelvan resistentes a este antibiótico.
  • Tomar levofloxacina puede empeorar la debilidad muscular en las personas con miastenia gravis, un trastorno del sistema nervioso que ocasiona debilidad muscular.
  • La dosis de este medicamento debe ser ajustada en pacientes que sufran de insuficiencia renal.
  • Debe usarse con extrema precaución en pacientes predispuestos a crisis convulsivas y que tengan lesiones preexistentes del sistema nervioso central. 

Contraindicaciones del levofloxacino

Los expertos en la salud señalan que este medicamento está contraindicado en niños, mujeres embarazadas y en periodo de lactancia. Tampoco se recomienda su uso en casos de: 

  • Hipersensibilidad al levofloxacino o algún componente de la fórmula.
  • Epilepsia.
  • En pacientes con antecedentes de trastornos del tendón relacionados con la administración de fluoroquinolonas, puesto que puede producir tendinitis y rotura de tendones, y este riesgo se encuentra aumentado en los pacientes de edad avanzada, con insuficiencia renal o que han recibido trasplantes de órganos sólidos.
  • No debe usarse en pacientes con diarrea severa y persistente.

Efectos secundarios del levofloxacino

Aunque este fármaco puede hacer mucho bien para mitigar los efectos de infecciones bacterianas, también es cierto que puede producir efectos secundarios serios tales como: problemas en los tendones, daño en los nervios, cambios severos en el humor o en el comportamiento, y disminución de los niveles de glicemia en la sangre.

Otros efectos adversos que puede generar son estos: 

  • Insomnio
  • Mareo 
  • Vaginitis
  • Diarrea 
  • Náuseas 
  • Flatulencias
  • Erupciones cutáneas 
  • Dolor abdominal 
  • Indigestión
  • Trastornos visuales 

Es importante adoptar la cultura de acudir al médico al presentar enfermedades para que sean ellos los que indiquen el tratamiento, en lugar de automedicarse y exponerse así a peligrosos efectos.

5/5 - (2 votos)

Farmacéutico. Número de colegiado: 1687. Mi formación académica incluye una Licenciatura en Farmacia, y estoy colegiado por el colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo, en colaboración con la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha. Además, amplié mis competencias con una Diplomatura en Nutrición Humana y Dietética. Poseo calificación profesional como técnico ortopédico y me he especializado en el campo de la nutrición aplicada al deporte.