Poliomielitis: Qué Es, Síntomas Y Tratamiento - Farmacia Angulo
Farmacia Online
Poliomielitis

Poliomielitis: Qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado el día 28 de marzo de 2024 por Alfredo Carpintero Angulo

La poliomielitis es una enfermedad altamente infecciosa, la cual representó un alto riesgo a nivel mundial. 

Tan solo en 1988 se dieron unos 350,000 casos, sin embargo, con la invención de la vacuna se ha podido casi erradicar en un 99%, así lo indica un informe de la OMS, el cual señala que en el 2017 se reportaron solo 22 casos.

A pesar de que los datos actuales son positivos, es de suma importancia conocer de esta enfermedad, ya que afecta principalmente a los niños menores de 5 años, ocasionando debilidad muscular y parálisis. 

Comprender sus síntomas tempranos puede ayudar a detectarla a tiempo y recibir el tratamiento adecuado para prevenir complicaciones graves. La OMS explica: “Mientras haya un solo niño infectado, los niños de todos los países corren el riesgo de contraer esta enfermedad”.

¿Qué es la Poliomielitis?

La poliomielitis o polio es una enfermedad infecciosa causada por un virus (poliovirus) que invade el sistema nervioso, ocasionando parálisis total en cuestión de pocas horas e incluso la muerte. 

Esta patología no tiene cura. De hecho, los pacientes que han podido sobrevivir han quedado con serias lesiones que afectan su calidad de vida: problemas para respirar, piernas deformadas o paralizadas, torsos atrofiados, entre otros.

Aunque las personas más vulnerables son los menores de 5 años, y por eso se le llegó a conocer como “parálisis infantil”, cualquier persona puede contraer la enfermedad. 

Un informe publicado en la Organización Panamericana de la Salud, explica que “durante la epidemia regional de polio de los años cincuenta, se utilizó una máquina conocida como pulmón de acero”. 

Aunque los que ingresaron al “pulmón de acero”, pudieron sobrevivir, nunca pudieron salir de él, un caso muy conocido fue el de Paul Alexander, que según el periódico La Razon “lleva más de 70 años en esa máquina, después de contraer la polio a los 6 años de edad”.

Síntomas de la polio

La poliomielitis es una enfermedad muy contagiosa, pero que no causa los  mismos síntomas en todos los que la contraen. De hecho, algunas personas puede que no presenten síntomas. 

En cambio, hay otros pacientes que pueden presentar síntomas similares a la gripe, lo cual se denomina polio abortiva.

Forma Asintomática

Alrededor del 95% de las infecciones por el virus de la polio son asintomáticas. En estos casos, la persona no presenta síntomas evidentes y no es consciente de que está infectada. 

A pesar de la falta de síntomas, la persona infectada puede seguir transmitiendo el virus a otras personas. Esta fue la causa de la expansión del virus en los años 50.

Polio No Paralítica

En aproximadamente el 4-8% de los casos, la infección por poliovirus puede causar síntomas parecidos a los de la gripe, como:

Estos síntomas pueden durar desde unos días hasta varias semanas. En algunos casos, los síntomas progresan a una parálisis espinal o meníngea temporal.

Polio Paralítica

En aproximadamente el 1% de los casos, la polio puede progresar a una forma paralítica. Los síntomas iniciales son similares a los de la polio no paralítica, pero luego el paciente desarrolla:

  • Debilidad muscular
  • Meningitis
  • Parálisis parcial o completa, generalmente en las piernas. 
  • En los casos más graves, la parálisis puede afectar los músculos respiratorios y causar dificultad para respirar, lo que requiere asistencia mecánica para la respiración.

Los pacientes pueden presentar otras complicaciones a largo plazo, como atrofia muscular, deformidades óseas y discapacidades físicas permanentes.

¿Se puede prevenir la poliomielitis?

Afortunadamente, esta enfermedad se puede prevenir. En 1955 se anunció que la vacuna inyectable de Jonas Salk era segura para usar y se inició una campaña de inmunización. 

En 1962,  Albert Sabin también desarrolló una vacuna oral contra la polio (OPV). Estas dos vacunas representaron “el mayor avance médico del siglo XX”, así lo señala la Asociación Global Polio Eradication Initiative

En España se  obtuvo el certificado de región libre de poliomielitis en el año 2002, pero en otros países todavía hay algunos casos, por lo que al viajar a esas regiones se recomienda usar alguna de las dos vacunas de la polio aprobadas.

Tratamiento de la  poliomielitis

El tratamiento de la polio es limitado, de hecho, no se cuenta con fármacos que detengan el progreso de esta patología. Así pues, el objetivo de los especialistas es mitigar los efectos de la infección. Para ello, se procura aliviar los síntomas, prevenir complicaciones y ayudar a la persona afectada a recuperarse de la enfermedad. 

Atención de Apoyo

En los casos de polio no paralítico, el tratamiento consiste en el alivio de los síntomas gripales, como fiebre, dolor muscular, malestar general y otros malestares relacionados. Puede incluir el reposo, la administración de medicamentos para aliviar el dolor y la fiebre, la hidratación adecuada y el monitoreo cercano de las funciones vitales.

Rehabilitación Física

Para las personas que experimentan parálisis debido a la polio paralítica, la rehabilitación física desempeña un papel crucial en su recuperación. 

Esto puede incluir terapia física, terapia ocupacional y otras intervenciones destinadas a mejorar la fuerza muscular, el rango de movimiento y la funcionalidad general. La fisioterapia puede prevenir lesiones físicas graves.

Tratamiento de Apoyo Respiratorio

En los casos más graves de polio que afectan los músculos respiratorios, puede ser necesario proporcionar soporte respiratorio con el uso de ventilación mecánica. 

Este tipo de tratamiento es fundamental para garantizar la oxigenación adecuada y la función pulmonar en personas con debilidad muscular significativa en los músculos respiratorios.

Cuidados a Largo Plazo

Para las personas que experimentan discapacidades a largo plazo como resultado de la polio, el tratamiento consiste en proveer atención médica continua y apoyo multidisciplinario. Esto puede incluir el acceso a dispositivos de asistencia, adaptaciones en el hogar y en el entorno laboral, así como el apoyo psicológico y emocional.

En definitiva, la polio es una enfermedad que ha causado grandes estragos en la historia. Ha sido erradicada en muchos países, sin embargo, el reporte de solo “un caso”, pone en riesgo la seguridad sanitaria del mundo. En tal sentido, es vital la prevención a través de la vacunación, ya que no tiene cura.

Bibliografía

  • Organización Mundial de la Salud. Poliomielitis. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/poliomyelitis
  •  Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Polio. Las vacunas. https://polioeradication.org/polio-today/polio-prevention/the-vaccines/
  • Organización Panamericana de la Salud. La historia de la polio: de la erradicación a la reemergencia. https://www.paho.org/es/historias/historia-polio-erradicacion-reemergencia
  • Periodico Español La Razon. La increíble historia de Paul Alexander, el hombre que sobrevive gracias a un pulmón de acero. https://www.larazon.es/internacional/20211114/dwlwpgv7gjgzdcpqghbgvtr5j4.html
5/5 - (4 votos)

Farmacéutico. Número de colegiado: 1687. Mi formación académica incluye una Licenciatura en Farmacia, y estoy colegiado por el colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo, en colaboración con la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha. Además, amplié mis competencias con una Diplomatura en Nutrición Humana y Dietética. Poseo calificación profesional como técnico ortopédico y me he especializado en el campo de la nutrición aplicada al deporte.