Hernia Inguinal: Qué Es, Síntomas, Diagnóstico Y Tratamiento - Farmacia Angulo
Farmacia Online
hernia inguina

Hernia inguinal: Qué es, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Actualizado el día 27 de marzo de 2024 por Alfredo Carpintero Angulo

La hernia inguinal es una de las afecciones más comunes en el área abdominal, afectando principalmente a hombres mayores de 40 años. Aunque las mujeres también pueden padecerlo, hay más casos reportados en pacientes masculinos.

Este padecimiento consiste en una protrusión de tejido o vísceras a través de una abertura en la pared abdominal, lo que puede causar dolor e incomodidad. 

En entrada, hablaremos sobre los síntomas que pueden indicar la presencia de una hernia inguinal, cómo se diagnostica y cuáles son los tratamientos disponibles. 

¿Qué es la Hernia Inguinal?

Una hernia inguinal es la aparición de un bulto en la ingle. Se trata de una sección de los intestinos que se expone fuera de su zona de contención natural (pared abdominal), debido a una pequeña fisura en el Epiplón o pared muscular del abdomen.

Las hernias pueden ocurrir en diferentes partes del cuerpo, como el abdomen, la ingle o el diafragma. Sin embargo, según datos publicados por la Clínica Universidad de Navarra el “75% de todas las hernias se presentan en la región inguinal”, por lo que es la más común.

Síntomas de la hernia inguinal

El síntoma más distintivo de una hernia es la presencia de un bulto en la zona inguinal, el cual puede no causar dolor. En general, podemos detallar la siguiente sintomatología:

  • Una  protuberancia en la zona inguinal
  • Ardor o dolor en el área de la protuberancia
  • Incomodidad al toser, levantar peso o sentarse.
  • Pesadez
  • Presión en la ingle

En los niños pequeños es posible que se pueda ver a simple vista el “bulto” cuando llora, evacua, tose o realiza algún esfuerzo. También es probable que el bebé lactante no tenga apetito y esté muy irritable. 

Síntomas de complicaciones en una hernia inguinal

Las hernias, en general, no causan gran problema. Pero cuando se trata de niños pequeños es necesario buscar atención médica, debido a que la misma puede estar causada por una debilidad en la pared abdominal que se presenta en el nacimiento.

Ahora bien, hay síntomas que indican que una hernia está creciendo y puede suponer un alto riesgo para el paciente:

  • Cuadro febril
  • Dolor repentino
  • El bulto se enrojece o se torna oscuro
  • Problemas para evacuar
  • Dificultad para expulsar gases
  • Náuseas y vómitos

Este tipo de cuadro sintomatológico puede deberse al hecho de que la hernia no puede empujarse hacia dentro, por lo que queda atrapada y tiene un alto riesgo de estrangularse, interrumpiendo el flujo de sangre. Esto requiere atención urgente.

Causas de la hernia inguinal

Hay diferentes razones que conducen al desarrollo o aparición de hernias inguinales. Sin embargo, las podemos resumir en 2 causas principales:

1. Defectos de origen congénito

Estos defectos ocurren en el momento de la formación del embrión. Hace referencias a debilidades o aberturas en la pared abdominal que están presentes desde el nacimiento. 

Estas debilidades pueden ser el resultado de un desarrollo anormal durante la gestación, lo que hace que la pared abdominal no se forme completamente o sea más débil en ciertas áreas. Esto puede predisponer a la persona a desarrollar una hernia inguinal a lo largo de su vida.

2. Defectos adquiridos

Estos defectos pueden ser el resultado de factores adquiridos como el envejecimiento, el levantamiento repetitivo de objetos pesados, la tos crónica, el estreñimiento crónico o la obesidad

Cuando se ejerce presión sobre la pared abdominal ocurre desgarros en la misma, lo que facilita la protrusión de tejido o parte del intestino a través de esa debilidad, formando así una hernia inguinal. 

Aunque no se pueden evitar algunos factores (como la vejez), sí es posible tomar precaución con la fuerza que se ejerce en diferentes actividades cotidianas.

Diagnóstico de la hernia inguinal

El diagnóstico de este padecimiento lo realiza un profesional de la salud, mediante el uso de exámenes especializados (ecografías).

Ahora bien, algunas hernias cuentan con gran tamaño, por lo que solo se requiere la exploración física del profesional. En general, se visualiza al paciente mientras está de pie o tose. En estos casos la protuberancia se hace evidente a simple vista.

¿Cuáles son los tratamientos para la hernia inguinal?

Los tratamientos para una hernia inguinal pueden incluir enfoques no quirúrgicos y quirúrgicos, dependiendo de la gravedad de la hernia y la presencia de síntomas.

Vigilancia y Manejo Conservador

En casos en los que la hernia inguinal es pequeña, asintomática y no causa complicaciones, el enfoque inicial puede ser la vigilancia y el manejo conservador. 

Se recomienda al paciente notificar algún cambio en el tamaño y síntomas de la hernia. El médico ofrecerá medidas para reducir la presión abdominal como evitar levantar peso, prevenir el estreñimiento, etc.

Uso de Dispositivos de Soporte

Para algunas personas, especialmente aquellas con contraindicaciones para la cirugía o que eligen no someterse a una intervención quirúrgica, se pueden recomendar dispositivos de soporte como un vendaje inguinal. 

Estos dispositivos ayudan a contener el tejido protruido. Claro, hay que seguir estrictamente las recomendaciones médicas, ya que el uso inadecuado de estos dispositivos puede empeorar la condición.

 Cirugía Reparadora de la Hernia Inguinal

El tratamiento definitivo para este padecimiento es la reparación quirúrgica, debido a que corrige la protrusión del tejido y refuerza la pared abdominal. 

Hay dos enfoques quirúrgicos, que incluyen la reparación abierta y la reparación laparoscópica. 

Durante la cirugía, el cirujano reposiciona el tejido protruido y refuerza la pared muscular utilizando suturas, mallas o técnicas de reparación tisular.

Manejo Postoperatorio

El tratamiento postoperatorio es de vital importancia para garantizar el éxito de la cirugía. 

El paciente tendrá limitaciones en la actividad física, cuidado de la herida quirúrgica y control de los posibles efectos secundarios o complicaciones postoperatorias.

¿Se puede prevenir la aparición de hernia inguinal?

La hernia por razones congénitas no se puede prevenir, pero las causadas por factores adquiridos se puede prevenir hasta un grado razonable:

  • Prevenir la obesidad
  • Evitar el tabaco, para prevenir ataques de tos
  • Consumir alimentos con fibra, esto ayuda a prevenir el estreñimiento
  • Levantar peso aplicando una buena técnica de levantamiento
  • No levantar peso en exceso.

En conclusión, la hernia inguinal puede ser un problema de salud serio, de ahí que es necesario buscar atención médica. A pesar de esto, hay tratamientos efectivos y medidas de prevención que puedes implementar.

Bibliografía

  • Oberg S, Andresen K, Rosenberg J. Etiology of inguinal hernias: a comprehensive review. Frontiers in Surgery. 2017;4:52.
  • OLEA, J. M. et al . Cirugía mínimamente invasiva de la hernia inguinal. Anales Sis San Navarra,  Pamplona ,  v. 28, supl. 3, p. 41-50,    2005 .   Disponible en <http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272005000600006&lng=es&nrm=iso>. accedido en  11  enero  2024.
  • The HerniaSurge Group. International guidelines for groin hernia management. Hernia. 2018;22:1–165.
  • ABORDAJE LAPAROSCÓPICO TAPP DE LAS HERNIAS INGUINALES. EXPERIENCIA INICIAL HOSPITAL NACIONAL. http://scielo.iics.una.py/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2307-04202017000100014
4.8/5 - (25 votos)

Farmacéutico. Número de colegiado: 1687. Mi formación académica incluye una Licenciatura en Farmacia, y estoy colegiado por el colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo, en colaboración con la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha. Además, amplié mis competencias con una Diplomatura en Nutrición Humana y Dietética. Poseo calificación profesional como técnico ortopédico y me he especializado en el campo de la nutrición aplicada al deporte.