Anemia: Qué Es, Síntomas Y Tratamiento - Farmacia Angulo
Farmacia Online
Anemia

Anemia: Qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado el día 13 de marzo de 2024 por Alfredo Carpintero Angulo

La anemia, una enfermedad que se desarrolla cuando la sangre presenta bajos niveles de glóbulos rojos, puede ser congénita o adquirida

El descenso de la hemoglobina en la sangre puede manifestarse en una persona en forma de cansancio, poca resistencia ante el ejercicio físico, palidez y aceleración del ritmo cardíaco. Cuando la enfermedad es más intensa, estos síntomas se hacen más recurrentes. 

Dada la alta incidencia de esta enfermedad en la población, es preciso conocer mejor sus causas, síntomas y tratamiento, esto es precisamente lo que se analiza en este artículo.

¿Qué es la anemia?

La anemia es un trastorno que se caracteriza por la disminución de la concentración de hemoglobina en la sangre. Cuando esto sucede, el organismo carece de los glóbulos rojos necesarios para garantizar el transporte de oxígeno en la sangre. 

Los glóbulos rojos o eritrocitos, que se originan en la médula ósea, tienen la función de llevar el oxígeno a los tejidos del organismo, y la hemoglobina es una proteína que constituye su componente más importante, puesto que capta el oxígeno de los alvéolos pulmonares y toma el dióxido de carbono de estos y los transporta a los pulmones para su expulsión.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud “la anemia es un grave problema de salud pública en el mundo que afecta particularmente a los niños pequeños y las embarazadas. La OMS calcula que, en todo el mundo, son anémicos un 42% de los niños menores de 5 años y un 40% de las embarazadas”.

Tipos de anemia

Se han detectado más de 400 tipos de anemia y su clasificación se realiza en función de la causa que la produzca: La pérdida de sangre, la merma o producción defectuosa de los eritrocitos o la destrucción de los glóbulos rojos.

La Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria en tanto la cataloga de acuerdo a su morfología por volumen corpuscular medio de los hematíes, estableciendo tres tipos de anemias: microcíticas, normocíticas y macrocíticas.

Entre las anemias más comunes se encuentran las siguientes:

  • Anemia ferropénica. Es causada por la deficiencia de hierro.
  • Anemia perniciosa. Está asociada a la incapacidad de los intestinos para absorber de forma apropiada la vitamina B12.
  • Anemia aplásica. Esta patología se distingue por el daño de las células madre hematopoyéticas de la médula ósea, razón por la cual no se producen las células sanguíneas apropiadamente. 
  • Talasemia. Se trata de una enfermedad hereditaria que causa la insuficiente producción de hemoglobina. 
  • Anemia por déficit de folato. Producida por la carencia de folato, debido al escaso consumo de ácido fólico en la dieta, esencial para la síntesis de los glóbulos rojos.

¿Qué factores originan la anemia?

La causa más frecuente de la anemia es la deficiencia de hierro, que es clave para la formación de la hemoglobina. Esto puede deberse a dietas con bajo consumo de hierro o a la mala absorción de este mineral en el organismo. En el embarazo o en la infancia aumenta el requerimiento de hierro, y por supuesto, el sangrado menstrual o digestivo disminuye sus niveles en el cuerpo.

El déficit de folato y de vitamina B12 trae como resultado la disminución en la producción de glóbulos rojos. 

Algunas enfermedades pueden ser el detonante de la anemia, ya que interfieren en la creación de los glóbulos rojos, como el cáncer, SIDA, anemia aplásica, artritis reumatoide, leucemia y la mielofibrosis.

Esta enfermedad puede presentarse también como resultado de que los glóbulos rojos mueran más rápido de lo que la médula ósea puede reemplazarlos.

Síntomas de la anemia

La sintomatología de la anemia varía en función de la causa que la origina y de la intensidad de la misma.

Entre los síntomas más comunes se pueden mencionar los siguientes:

  • Cansancio y debilidad.
  • Piel amarillenta.
  • Taquicardia.
  • Mareos.
  • Dificultades respiratorias.
  • Dolores de cabeza.

Cuando la anemia se vuelve más severa pueden aparecer otras señales, tales como:

  • Angina de pecho.
  • Fragilidad de las uñas.
  •  Lengua adolorida.
  • Poca resistencia física.

¿Cómo se diagnostica la anemia?

Para el diagnóstico de la anemia, el profesional de la salud obtiene información acerca de los factores de riesgo del paciente, sus antecedentes familiares, historial clínico y solicita análisis de sangre. 

El conteo sanguíneo completo es uno de los análisis de sangre más requeridos por los médicos. Con él se mide la proporción de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en el torrente sanguíneo.

En los resultados que arroja este examen, niveles más altos o bajos de lo normal de los glóbulos rojos, de la hemoglobina o del hematocrito, que determina cuánto espacio ocupan los glóbulos rojos en la sangre, pueden ser indicación de anemia.

A continuación se indican los rangos normales de estos valores: 

  • Glóbulos rojos

Hombres adultos: 5 a 6 millones de células/mcL. 

Mujeres adultas: 4 a 5 millones de células/mcL.

  • Hemoglobina

Hombres adultos: 14 a 17 g/dl.

Mujeres adultas: 12 a 15 g/dl.

  • Hematocrito

Hombres adultos: 41% a 50%.

Mujeres adultas: 36% a 44%.

¿Cómo se trata la anemia?

Después de realizado el diagnóstico para establecer la existencia y la causa de la anemia, se procede a determinar el tratamiento más apropiado, el cual puede consistir en: 

  • Suplementos de hierro. La deficiencia de hierro se atiende por lo general administrando suplementos por vía oral e intravenosa, o por medio del consumo oral de sales ferrosas. Así mismo, se puede suministrar vitamina B12, ácido fólico o vitamina C.
  • Fármacos antimicrobianos. Sirven para tratar las infecciones que pueden afectar los niveles de glóbulos rojos en la sangre.
  • Hormonas para disminuir el sangrado menstrual. Algunos anticonceptivos orales regulan las menstruaciones abundantes.

La anemia se debe a distintos factores, pero por fortuna puede ser tratada con éxito en la mayoría de los casos.

Bibliografía

  • Guzmán Llanos, María José, Guzmán Zamudio, José L., & LLanos de los Reyes-García, M.J.. (2016). Significado de la anemia en las diferentes etapas de la vida. Enfermería Global, 15(43), 407-418. Recuperado en 01 de enero de 2023, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1695-61412016000300015&lng=es&tlng=es.
  • RODAS-ALVARADO, Leyla. Anemia en futuras generaciones médicas. Rev. Fac. Med. Hum.,  Lima ,  v. 20, n. 2, p. 337-338,  abr.  2020 .   Disponible en <http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2308-05312020000200337&lng=es&nrm=iso>. accedido en  01  enero  2023. http://dx.doi.org/10.25176/rfmh.v20i2.2281.
  • Bastos Oreiro, M.. (2009). Anemia ferropénica: Tratamiento. Revista Española de Enfermedades Digestivas, 101(1), 70. Recuperado en 01 de enero de 2023, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082009000100010&lng=es&tlng=es.
5/5 - (3 votos)

Farmacéutico. Número de colegiado: 1687. Mi formación académica incluye una Licenciatura en Farmacia, y estoy colegiado por el colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo, en colaboración con la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha. Además, amplié mis competencias con una Diplomatura en Nutrición Humana y Dietética. Poseo calificación profesional como técnico ortopédico y me he especializado en el campo de la nutrición aplicada al deporte.